CASA GRAN CAPITÁN / Tres curvas son (Granada, 2019)

AA_2A_3BCDD_1D_2EE_1E_2E_3FF_2GHIJ
NextGen ScrollGallery thumbnailNextGen ScrollGallery thumbnailNextGen ScrollGallery thumbnailNextGen ScrollGallery thumbnailNextGen ScrollGallery thumbnailNextGen ScrollGallery thumbnailNextGen ScrollGallery thumbnailNextGen ScrollGallery thumbnailNextGen ScrollGallery thumbnailNextGen ScrollGallery thumbnailNextGen ScrollGallery thumbnailNextGen ScrollGallery thumbnailNextGen ScrollGallery thumbnailNextGen ScrollGallery thumbnailNextGen ScrollGallery thumbnailNextGen ScrollGallery thumbnailNextGen ScrollGallery thumbnailNextGen ScrollGallery thumbnail

CASA GRAN CAPITÁN

Tres curvas son (Granada, 2019)

Arquitectos: GRX ARQUITECTOS

Colaboradores: Rafa Martínez Ariza, Inma García Ramírez, Lourdes Navarro Martínez

Promotora: Victoria y Joaquín

Fotografía: Javier Callejas

Constructora: Construcciones Requena-Asenjo S.L.

Se propone una intervención integral en una vivienda situada en el centro de Granada y con marcado carácter longitudinal en su distribución original: alcanza los 15 m de fondo desde el ingreso, en la cara norte, hasta la fachada a plaza Gran Capitán, en el extremo sur. Como consecuencia de ello encontramos todas las estancias de la vivienda volcadas a una fachada lateral y, en paralelo, un corredor-distribuidor interior.  Este esquema doméstico polariza, de manera evidente, los espacios servidores y los espacios servidos, siendo el propio corredor un incómodo protagonista en el modo de habitar la vivienda.

Nuestra respuesta arquitectónica a este contexto viene, inevitablemente, condicionada por los movimientos en el interior de la vivienda y la forma de recorrerla. Es, precisamente, esa forma de desplazarnos, de moldear el aire a nuestro paso, la que talla cada volumen. El resultado es una concatenación de estancias conectadas por un paseo arquitectónico, un recorrido que es pretendidamente fluido y natural en la medida en que está sometido a la acción misma del caminar.

Tres curvas son las que nos conducen a nuestros destinos –cocina, dormitorios, baños y salón–, cada una cualificada por un material –madera, piedra o arcilla–. Tres curvas son las que construyen la casa.

La arquitectura árabe nos da una enseñanza valiosa que se aprecia al caminar, a pie; es caminando, moviéndose, cuando vemos el desarrollo de las ordenanzas de la arquitectura. Es un principio contrario a la arquitectura barroca que se concibe sobre el papel, en torno a un punto teórico fijo.

Le Corbusier & Pierre Jeanneret. Oeuvre complète. (1955)